Hoy va a ser un blog relacionado con un video sobre la confianza ciega que un niño le tiene a un desconocido (al final del post podéis visualizarlo). Queremos que sea útil para todos los que nos seguís desde hace tiempo. Por eso, dada la horrorosa actualidad que vemos en las noticias queremos que podáis prevenir que esto suceda.  Más de 700 niños son secuestrados al día en todo el mundo.

Es difícil poder controlar a nuestros hijos las 24horas, y mucho menos la actuación de las personas malas. Sin embargo, lo que sí que podemos hacer como padres y medida de prevención, es enseñarles y educarles cómo deben de actuar frente a lo desconocido. Sean situaciones o personas, un niño tiene que saber cómo responder ante ellas.

Estudios relatan que las habilidades sociales y sentimiento de independencia aparecen a la temprana edad de 4 y 5 años, por ese motivo, es importante tener una educación temprana. Para un niño de esa edad la figura de un desconocido como tal será muy confusa poder distinguirla. Por eso es importante que las normas que fijemos en referencia a dicho tema, sean claras y que se adecuen a la edad de nuestros hijos.

1)      Preguntar: es imprescindible que siempre que se les acerque un desconocido ellos sepan que tienen que preguntar a papá, mamá o a su cuidador si pueden interactuar con él. Un niño no tiene la capacidad de ver el peligro ante alguien que se le acerca, pero hay que insistir que sea como sea esa persona, lo primero es preguntar.

2)      No coger nada de desconocidos: es importantísimo la lección, que generación en generación va pasando, de no aceptar caramelos de desconocidos. Sin embargo, tenemos que ser más tajantes y específicos, no coger NADA de NADIE a no ser que sea papá, mamá o cuidadora.

3)      Confianza: en muchas ocasiones si algún niño es acosado/perseguido por una persona desconocida le produce tal miedo que rara vez lo comunica a un progenitor. Fomentar la comunicación y que pueda expresarse con total libertad, nos ayudará a estar alerta ante cualquier síntoma sospechoso.

4)      No llevar nada con su nombre: la ropa de nuestros hijos, desde que entran en la guardería, va marcada para ser algo identificativo. Con ello no queremos cambiar eso, pero sí el que pueda marcarse una mochila o prenda exterior, ya que con ello una persona desconocida en parque podría entablar una conversación dirigiéndose al niño por su nombre y éste no desconfiar.

5)      Explicarle las consecuencias de hablar o irse con un desconocido: hay que advertirles de los peligros sin causarles angustia ni temores, pero sí que sepan qué puede pasar si no actúan de una manera correcta.

6)      Datos personales: es importante que un niño sepa su nombre, dirección y un teléfono de contacto.  Si nuestros hijos son más mayores y hacen uso de internet NO compartir esta información con nadie.

7)      Saber a quién deben pedir ayuda: si vamos a un centro comercial podemos jugar con ellos para que identifique, en caso de que se pierda, a que persona tiene que dirigirse. Es bueno enseñarles que no todas las personas son las correctas, buscar a los policías, a la seguridad del centro e incluso a los dependientes para que el distinga que esas son las correctas.

 

Sabemos que tener el control de agentes externos es imposible, por eso, queremos hacer gran hincapié en la prevención y en la correcta educación y normas que les demos a nuestros hijos acerca de personas desconocidas.

 

Permitirnos acabar el blog de hoy dando nuestro mayor apoyo a la familia de Gabriel, y a todas aquellas que han pasado por la misma situación.

 

Share This